Meetic y la aventura de la conciencia. Como amar en la red..con red.




Descargar el articulo en pdf.

"Sapere aude. Atrévete a pensar." Kant.
"Pero no hay pensamiento, sin asumir riesgos." Arendt.


Que Satprem, discípulo de Madre la maestra del Supramental, me disculpe por haber tomado parte del título de su mejor libro para un artículo que trata del amor por internet. Mi idea es ayudar a evitar los subidones y bajonazos emocionales, el riesgo de las citas a ciegas.

Nombrada otra vez web del año, Meetic es casi un fenómeno sociológico. Está en muchas charlas de café. En los labios de sus detractores y defensores. Algunos dicen con autosuficiencia eso no es para mí, como si el querer seguir viviendo fuera un defecto con el que ellos@s no cuentan. Otros opinan con sobriedad, es una manera de conocer gente. Para quienes ignoran de qué se trata, les diré que es la forma virtual de encontrar medias o naranjas enteras, según se mire.

Me pregunto qué haría un buen filósofo como Marina con un temazo así. Por cierto su libro Cartas de amor en Planeta es alta mente recomendable. Y en otro orden para divertirte... Los signos del Zodiaco y su carácter de Linda Goodman. También El Eneagrama de Helen Palmer, aunque este sea más para terapeutas. Si quieres adentrarte en el alma humana no te pierdas a la última Nobel en literatura Alice Munro, por ej: El progreso del amor. “Existe un tipo de mujer que se empeña en romper el envoltorio femenino que la cubre a esa edad haciendo alarde de una gordura o delgadez indecentes, llenándose de verrugas o de vello facial, negándose a tapar las piernas pálidas y varicosas, casi con orgullo, como si fuera precisamente lo que hubiera querido desde siempre. Mujeres que odian a los hombres, desde el principio ”. Pequeño detalle que la autora no despliega en boca de su personaje, ¿esto no le pasa también a los hombres? Dicho esto, como de momento solo cuento con mi intuición... ¡A sumergirme en lo que pienso como terapeuta del alma!

¿Qué tipo de gente utiliza las redes proclives al diálogo amoroso? Todos: directivos, jubilados, escritores, docentes, parados, empresarios, artistas, albañiles, mafiosos, arquitectos, ingenieros, clowns, actores, desilusionados, soñadores, analfabetos, superdotados, aptos, ineptos, sabios, ateos, bajitos, mataos, torpes, indocumentados, cultos, senderistas, atletas. O sea, todos y todas.

¿Y qué suele ocurrir? Otra vez todo. Que te aburras. Que te cases. Te metas en un lío. Confluyas (te fusiones y olvides quién eres). Te diviertas. Te crezca la autoestima o termine en la papelera. Desarrolles el “como amigos” (el cajón de cuando no hay química erótica) o los amigovios (mezcla incierta de amigos y novios). Aprendas o desaprendas, cómo quieras verlo. Te lata el corazón o te deje de latir. La capacidad de contactar con los diferentes registros que tiene el alma humana es de tal riqueza que enumerarlos todos, sólo nos llevaría al aburrimiento. Dragón al que debemos temer como a aquellos de los cuentos de infancia.

También menos habitual pero posible es que la red te ayude a ser “hombre o mujer alfa”, ¿y eso que es?, alguien que ha decidido tener una visión de 180º, apostar por la felicidad pase lo que pase y participar con lucidez en el mundo que le ha tocado vivir. Utilizando los medios que esta cultura ha inventado para encontrarse con otros. Alfa y omega se tocan, ¿no es el principio el fin?

Para abrir boca es bueno que recuerdes que no todo está en tus manos. Aunque entre el gordi Cupido y el inaplazable destino están la determinación y la conciencia...no siempre ocurre lo que se desea. Y siempre lo que toca para aprender.

Mi idea es ayudar a prevenir los accidentes psíquicos, que pueden ocurrir en la red, y en cualquier web del estilo. Prevenir la ilusión, maya en sánscrito, lo irreal. Vamos, que a la hora de tirarse al vacío, mejor con red. Vulnerables y expuestos es perfecto cuando la confianza se ha establecido. Que el cheque de la capacidad amorosa sea extendido a favor del “portamor”. Al que tenga amor para dar.

No está de más puntualizar que se requiere un trabajo preparatorio para quitar los obstáculos que cualquier alma herida interpone en una experiencia nueva, mirada con gafas de pasado. Y, si se me permite, también cierta fluidez currada en la relación con papá y mamá. Por ej: un tiempito de terapia que deje los fantasmas en los pasillos de la infancia para evitar dar tu poder al primer seductor@ que se acerque a ti, de forma virtual.

Sería interesante tener conciencia previa de quién eres, lo que necesitas, no soportas, deseas, o te da repelús. Aquí vale muchísimo el conócete a ti mismo@. Te aseguro que si el fin de uno mismo es el Ser, que lo es, ver la vida desde ese lugar es andar con zapatillas por cualquier calle concurrida de internet. Sacar el lápiz de la intuición y afilarlo hasta que desprenda chipitas de lucidez, puede ahorrar algunos dolores de cabeza.

Ten paciencia. Espérate a ti mismo@. A veces la emoción nubla al sentimiento o este a la razón, todo tiene que estar juntito e integrado para distinguir lo real de las proyecciones, el hombre ideal, la mujer de mi vida, alma gemela, tanto me da como me da tanto, es todo lo mismo, tópicos que distraen para no ver lo que hay.

“Todo nuestro problema reside en cometer los errores con la mayor rapidez posible”. Wheeler.

Es posible que las fotos que viste en la primera ojeada fueran de hace bastante años. O no. Que no haya foto (el riesgo se catapulta). O que el café de la cita inicial se convierta en... ¿y yo por qué me meto en estos berenjenales? Prepárate para enfrentar tus polaridades en las primeras aproximaciones. Si eres contemporánea atraerás vetustos. Si desapegado a algas del alma. Si te cuesta el compromiso alguien te perseguirá con sus sueños de “anillo”. Si no reflexionas mucho, algún filósofo navegará hasta tu puerta. Lo que percibes a los 15 minutos de conocer a alguien es lo que hay. Después la conciencia se suele velar por la seducción, la manipulación o el autoengaño. Si te das el tiempo de ver...verás. Frescura, espontaneidad, timidez, adicciones de varios tipos desde los romances cibernéticos hasta lo que sea.

Todo ese despliegue del tsunami desatado en que se mueve nuestra cultura está ahí. Caldo de cultivo de los Tóxicos (proliferan) y el Normal (rara avis). En medio, todos los niveles inimaginables: Palizas. Peter Pan. Viejas Glorias (Carroza ha caído en desuso). Vampiro. Maltratador. Fóbico. Fantasma. Iluminadito. Y, por descontado, todo esto es también aplicable a la @ de ellas, los personajes del ego no están limitados a un único género.

Si para la segunda cita, lo has googleado, puede que no entiendas por qué su DNI y fecha de nacimiento no casan, por qué los “kilos de más” se han transformado en gordura sin más, en fin... los desconciertos propios de cualquier disfraz.

Atraviesa el encanto y el desencanto y permanece en tu centro en medio de los dos.
Quédate en el ahora. No te hagas “lecheras”, historias de cómo será lo que quizás nunca ocurra. Ni te involucres en la energía romántica que te envíen. Lo menos cansino es ver. Si continúas vulnerable y receptivo@ quizás aparezca una relación verdadera, madura, creativa, honesta y adecuada. O una amistad fantástica, siempre bienvenida aunque tengas que sostener ya unas cuantas relaciones nutritivas.

Hay tanta necesidad de diálogo, belleza, reflexión inteligente, compañía, abrazos, que produce mucha ternura observar la forma en que se lo monta cada uno. Pero no olvides que nadie va a darte la felicidad. Está en ti. En tu actitud. Pensamientos. En la pasión con la que vives. En tu capacidad creativa. De aceptación, integridad y amor. Cupido lanza sus flechas a diestro y siniestro, si alguna se te clava en el talón, utilízalo para ser más tú. Más “alfa”.

No pierdas la fe. Quizás en la próxima esquina virtual encuentres a quien le puedas decir... (circula por whatsapp)...No esperaba llegar a amarte y ya estamos a miércoles... besayúname...

¿Mi visión personal?, vivan los hombres y mujeres de cualquier edad que se atreven con el toro del una vez más. Lo que transforma cualquier aventura en conciencia es el para qué ¿Que tal vivir para evolucionar?