Terapia de Polaridad y candidiasis. La enfermedad cura




Descargar el articulo en pdf.

Siempre que sepamos descifrar el mensaje que encierra. La enfermedad es un toque de atención. Hermana de la muerte trae poder y renovación. Nos indica los cambios para vivir con plenitud. También ayuda a tener más en primer plano al Espíritu, desapegándonos de todo lo que no es esencial, barriendo actitudes y emociones que en nada favorecen la evolución.

Nos enseña a tener más en cuenta el cuerpo, a escucharlo con amor, y darle lo que necesita. Unido al alma nos ofrece integridad, sentimientos más benévolos, la posibilidad de limar el ego, cambiando la ira, vanidad, miedo, envidia, inercia, preocupaciones, y adicciones al conflicto, por una mente silenciosa conectada con la Fuente. ¡Qué descanso!.

Es posible que aprendamos una forma nueva de alimentarnos. O a ponernos límites, diciendo adiós a relaciones tóxicas para volver a la sencillez, ya sin tanto bagaje inútil. Que descubramos la importancia de hacer ejercicio. De mirar la vida desde la magia y el agradecimiento. Y accedamos a la certeza de que somos fabricantes de sueños, que tenemos una enorme capacidad de creación. La enfermedad nos vuelve del revés, diciéndonos a gritos o en un susurro lo que todavía nos queda por realizar.

Un tercio de los países occidentales industrializados padecen de candidiasis crónica sin saberlo. Los síntomas son difusos y sus efectos devastadores. La terapia de Polaridad puede ser de una enorme ayuda a la hora de restablecer el equilibrio de los campos electromagnéticos, de hecho ha sido recomendada en su quehacer clínico por Erica White (ex paciente de candidiasis y hoy una de las terapeutas inglesas de más prestigio). Según nuestro protocolo representa un estancamiento del elemento agua, emociones no reconocidas, que tienen que ver con la estructura de carácter y que necesitan ser aireadas y modificadas. A nivel del elemento aire, falta de conexión y ausencia de unidad de propósito, lo que favorece la dispersión y el ser invadido por el deseo de otros. El bloqueo del fuego, induce la falta de autoestima, y a su vez dificulta la toma decisiones en sincronía con el elemento tierra. Hay todo un trabajo de integración emocional que hacer al lado de un terapeuta adiestrado.

¿En qué consiste esta enfermedad oculta bajo el velo de síntomas poco claros?. Puede empezar por una cistitis de repetición tratada con abundancia de antibióticos, cursando con cansancio crónico, intolerancias alimenticias, falta de concentración o memoria, migrañas, malas digestiones, ataques de pánico (mal diagnosticados como fobias), nerviosismo, depresión, ansiedad, o también como parte de los trastornos de la menopausia. Los que la padecen son remitidos de un especialista con la etiqueta de hipocondríacos. De difícil diagnóstico cuando se ha cronificado puede seguir en la sombra porque ni los análisis de sangre o heces la detectan, ni tenemos la información precisa para conocer las implicaciones que tiene a nivel digestivo, nervioso, hormonal, o inmunológico. Lo cierto es que vía torrente sanguíneo, la inocente levadura llamada cándida, transformada en microorganismo altamente agresivo, puede colonizar cualquier órgano del cuerpo.

Existe una amplia bibliografía sobre el tema en inglés, no así en castellano, aunque aquí cabe destacar Candidiasis Crónica de Cala Cervera, editada en Robin Book. Lo esencial es saber que a pesar de ser apenas reconocida entre la profesión médica, la candidiasis intestinal existe y se cura una vez diagnosticada, aunque requiere un trabajo multinivel.

Primero es necesario el diagnóstico, que la nutrición ortomolecular controla a través de un test, o la moraterapia por ordenador. Hacer una dieta apropiada apoyada por multi-vitaminas, y nutrientes de los que carece el cuerpo para afrontar la curación. Tomar un antifúngico, y más tarde los probióticos que restauran el equilibrio intestinal. Es precisa una actitud participativa por parte del paciente, atendiendo no sólo a la parte bioquímica de los desarreglos sino a sus implicaciones emocionales y espirituales.

¿Qué hay por cierto del origen?. Exceso de azucares y carbohidratos refinados en la dieta. Consumo continuo de agua del grifo. Abuso de antibióticos, corticoides y hormonas sexuales sintéticas. Falta de nutrientes. Sistema inmunológico bajo. Y sobre todo el stress continuo. Si se lleva la vida al galope durante un tiempo prolongado, las glándulas suprarrenales se ven forzadas a crear un exceso de la hormona cortisol para adaptarse al stress, lo que producirá a su vez una disminución de la respuesta inmunitaria. Hay terapeutas europeos especializados exclusivamente en las disfunciones cerebrales que a veces acarrea
la candidiasis. No se manifiesta igual en todo el mundo, en unos casos abundan más los síntomas psíquicos y en otros los físicos. Siempre hay que atender a ambos para recuperar el cien por cien de salud.

Vivir cualquier enfermedad en aislamiento es altamente nocivo. Todo lo que se airea se diluye. Las emociones están siempre cambiando. ¿Qué es el placer sino un lapsus entre dos momentos de dolor y el dolor un espacio entre dos instantes felices?. Necesitamos otro punto de vista, la ayuda de una visión impersonal que cure y coloque todo en su sitio. Compartir en un espacio terapéutico, nos hace más humanos y nos ayuda a entender que detrás de las lágrimas algo eterno sonríe.

¿Cuál es el regalo que trae la candidiasis?. Quizás autodependencia. Vivir más despacito. Sacarle el jugo a cada instante. Poner techo a los deseos. Tenerse en cuenta. Amar…amar la vida. Sea lo que sea lo importante es descubrirlo.

“Sólo cuando nos comprendemos a nosotros mismos podemos valorarnos y agradecer este precioso
don de la vida, que nos ha sido concedido con el único propósito de liberar nuestra alma y nuestra conciencia de las trampas y engaños de la mente y los sentidos, que son la verdadera causa de nuestro sufrimiento y mala salud. Si una persona sufre debe encontrar una respuesta y no siempre está en el estante de la farmacia. La verdadera salud es la armonía de la vida dentro de nosotros”.
-Dr.Stone- “Reconstruyendo la salud”.