Teatro Terapéutico




El teatro con su juego de luces y sombras es el mejor escenario para proyectarse. Y al hacerlo es más fácil experimentar desde los talentos escondidos y la espontaneidad, hasta lo que todos ven y siguen siendo ángulos ciegos de esa mirada sobre uno mismo, la sombra, cuyo descubrimiento permite el cambio y la evolución.

Este trabajo apasionante y esclarecedor integra técnicas teatrales que van desde las improvisaciones, juegos, mascaras, cuentos, guiones, teatro social, representaciones, dirección teatral, texto dramático, música y voz. Y psicoterapéuticas como Gestalt, PNL, Análisis Transaccional, Psicodrama, Constelaciones teatrales, Río Abierto, Dinámicas de grupo, Coaching y Psicología Transpersonal.

Como formación se trata de un trabajo de tres años, en grupo, muy intenso, que desplaza los limites de expresión hacia afuera y hacia adentro para explorar nuevas y sorprendentes posibilidades de relacionarse con el cuerpo, la palabra, la vida, todos. Profundamente transformador y creativo aporta una mejor gestión emocional, ayuda a desarrollar una escucha activa, a estar en contacto con lo de dentro y a expresarse de la mejor posible hacia afuera. Desarrolla el autoapoyo, la escucha corporal, valentía, la autoestima, la sensibilidad, el humor, el sentido de pertenencia, el agradecimiento por el don de la vida. Aprender entre risas y lagrimas es una manera de tocar todos los puntos cardinales del mapa psíquico.

“Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”. -Einstein-.